Ejes básicos

El Análisis Bioenergético entiende la personalidad en términos de su expresión corporal: la expresión, la mirada, el tono de voz, el movimiento y  la interacción nos comunican emociones.
  • Su convicción básica es que la historia de la persona está estructurada en  la forma y el movimiento de su cuerpo así como en la manera de relacionar-se. Estas formas fueron denominadas per Reich y Lowen como estructuras de carácter.
  • Nuestros pensamientos, emociones y sensaciones corporales dependen de los procesos energéticos, de la libre circulación de la energía,  de la formación de los impulsos que buscan el placer (sexualidad) y/o la seguridad (el vínculo, apego) en la relación interpersonal.
  • El equilibrio entre la carga y la descarga de la energía es necesario para mantener un estado de salud emocional.
  • Entiende que  cualquier cambio en la personalidad debe reflejarse en un cambio energético del cuerpo: en la forma y movimiento, en el tipo de relación y en la expresividad personal.
  •  Afirma, como aspecto específico, la interconexión entre los aspectos físicos, psíquicos y relacionales. Estos aspectos son interdependientes y mutuamente influyentes y, por lo tanto, intervenir directamente en un aspecto, afecta indirectamente los otros.
  • Considera la relación terapéutica como un componente fundamental en el proceso de terapia. Las interacciones entre la persona y el/la terapeuta se consideran una parte central del trabajo terapéutico.

Su orientación es hacia el placer, restableciendo la vitalidad de la persona, enraizándose en su realidad a través de su cuerpo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

OK, lo he entendido | Más información